El de la antesala de la mazmorra

Hay cosas, o en este caso momentos, que son la antesala de otras situaciones -aunque en el fondo no tengan nada que ver-. La antesala a la mazmorra a la que fuimos hace dos semanas, y que yo no me quito de la cabeza, es en parte mi casa, y en parte el cuarto oscuro de Trama, con su cruz de San Andrés. Ahora lo veo como un aprendizaje -con Eduardo cada día hay algo nuevo-, y por qué no, como un ensayo. Un ensayo de una obra de teatro que llevas a cabo por partes: primero este acto. Luego este otro. Para finalmente llevar a cabo la obra al completo en el teatro. Con su atrezzo, su decorado…

SIGUE LEYENDO

El de la primera vez que me lo comió una chica

No os he contado, y mira que os he contado cosillas… quién me habló de Divernis, cómo empecé a ir allí y cómo sucedió todo.

Yo solo había ido una vez a un club swinger, había sido con Borja y en esa misma noche, como ya sabéis, habíamos ido en plan “visita relámpago” a 100momentos, y luego a encuentros VIP. Bien. Yo siempre sentí que debía darle una oportunidad al primero de ellos, porque apenas estuvimos un rato y mi empeño en ir a encuentros, creo que no me dejó apreciar este sitio en condiciones.

sigue leyendo